Los mariscos son de los alimentos más deliciosos pero también más delicados. Su limpieza antes de la cocción es fundamental, por   eso presentamos algunos consejos fáciles para hacer esta tarea.

Moluscos: La mayoría de moluscos viven bajo la tierra, por lo que su higiene debe ser rigurosa antes de comerlos.

       1.Sumergirlos en diferentes aguas.

       2.Lavarlos muy bien con un cepillo.

       3.Raspar con un cuchillo las conchas, para quitar la suciedad.

       Dejarlos en agua con sal durante algunas horas (5 ó 6).

 

Camarones: Lo más aconsejable es comprarlos pelados, pues su higiene es exhaustiva.

     1. Si no se compran pelados, hay que quitarles la cabeza, la cola y las láminas transparentes que los protegen.

     2. Si se compran pelados, hay que dejarlos en agua con sal el mismo tiempo que los moluscos.

     3.Quitarles la pequeña vena que recorre la parte superior.

 

Langostinos: Son mariscos que no se consiguen pelados ni limpios. El trabajo de limpieza debe ser muy cuidadoso. 

    1.Retirar la cabeza, la cola, la carcaza y la estructura dura del abdomen.

    2.Limpiarlo muy bien en agua-sal.

 

Calamares: Por su suavidad, hacen parte de los mariscos más fáciles de limpiar. 

    1.Quitarles la cabeza. Lavarlos y secarlos. 

    2.Vaciarlos y volverlos a lavar.

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found