El pan es un alimento que se consume prácticamente a diario en la mayoría de hogares. Comprarlo fresco cada día es lo ideal, pero el tiempo no siempre nos alcanza para hacerlo y muchas de las veces nos vemos obligados a adquirir la cantidad necesaria para más de un día. Con estos fáciles consejos, evitaremos que el pan se endurezca o dañe y podamos consumirlo siempre como recién salido del horno.
  1. El pan sabe mejor cuando está tibio, recién salido del horno y aún el vapor caliente nos hace agua la boca. Por eso, si usted cuenta con un horno, la mejor opción es      meter un poco el pan tieso para que se ablande.

   2.    La bolsa de plástico es enemiga de la conservación del pan, por eso es mejor guardarlo en bolsa de papel.

   3.    En la bolsa o recipiente donde guarde el pan, procure poner un trozo de manzana o papa, también sirve una ramita de apio, esto ayuda a conservarlo.

   4.    Rociarle un poco de vinagre, agua o aceite de oliva a los panes ayuda a que no pierdan su suavidad y se pongan tiesos. Sólo rocíe un poco, ya que puede alterar su sabor.

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found