El Wok nació como un implemento similar a una sartén, pero creó toda una tendencia gastronómica y se ha convertido en un tipo de cocina práctica y sencilla que conquista paladares en el mundo entero.

El Wok (se pronuncia kuo en mandarín) empezó siendo tan solo un objeto primordial en las cocinas de China. Con la apariencia de una sartén profunda, pero con asas a cada lado y con una rejilla incorporada para escurrir los alimentos, este elemento tiene condiciones físicas que hacen que los alimentos que allí se cocinan estén listos en pocos minutos y no requieran de mucho aceite.

La historia del Wok se remonta a los campesinos chinos que cocinaban en utensilios de hierro y se ayudaban con palos de bambú. Sus ventajas para la salud y la rapidez de su cocción, han hecho que la cocina tipo Wok trascienda fronteras, al punto que hoy no es extraño hallar restaurantes cuya especialidad es este tipo de gastronomía.

Los ingredientes vitales para la cocina Wok son las raíces chinas, vegetales como la zanahoria y la cebolla, la salsa de soya, el jengibre y aceite en mínimas cantidades, asimismo, la carne en pequeños trozos es un excelente acompañante si se quiere añadir un poco de proteína animal a este tipo de preparación.

La cocina china se caracteriza por estar regida según el ying y el yang (filosofía que apunta a los opuestos del mundo: el bien y el mal, el frio y el calor, el orden y el caos). Por esa razón, procuran utilizar alimentos fríos como los vegetales, junto a condimentos que elevan el calor y proporcionan picante, como el jengibre.

Algunos trucos importantes en la cocina Wok son: mantener la llama alta durante dos minutos antes de empezar a sumergir los vegetales en el aceite, bajar la llama mientras se vierten los ingredientes y, por último, volver a poner el fogón en alto. Lo ideal es revolver los ingredientes con una cuchara de palo, pues en China suelen utilizar delgados palos de bambú para esta tarea, lo que conserva los sabores y los colores de los vegetales.

Como la mayoría de cocinas orientales, el Wok se caracteriza por sus sabores fuertes y la presencia de condimentos. Del mismo modo, los vegetales son una parte primordial y hasta el arroz puede ser preparado de este modo, lo que abre un sinnúmero de combinaciones deliciosas y provocativas.

Entre todos los aportes que China ha hecho a la gastronomía mundial, puede contarse, sin duda, la cocina Wok. Esta ancestral costumbre culinaria, encaja perfectamente en el agitado mundo de hoy, pues contiene preparaciones ágiles, sencillas y amigables con la salud.

El delicioso sabor de un arroz con raíces y jengibre, o la exquisitez de unos vegetales a la soya, ambos platos provenientes de la cocina Wok, convierten a esta tendencia en toda una experiencia increíble para los paladares que saben apreciar lo que las tierras orientales han legado a la gastronomía mundial.

ver más artículos sobre COCINAS

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found