La cocina francesa es una de las más refinadas y elaboradas del mundo. Siglos de historia detrás de sus costumbres gastronómicas hacen de Francia uno de los países más afortunados a nivel de su cocina.

Francia es afortunada por su gastronomía, sinónimo de exquisitez. De eso es consciente el mundo entero, que valora la riqueza de su gastronomía, razón por la cual fue nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010. 

Los franceses consideran una señal de refinamiento el uso de colores llamativos, por lo que las preparaciones de salsas y guisos a base de zumo de espinaca, puerro, yema de huevo o girasol son predominantes. 

Tradicionalmente, un almuerzo o comida en Francia debe estar dividido en diferentes etapas.

La primera de éstas es el Aperitivo o Apéritif, que siempre consta de un vino dulce o un coctel tradicional y un acompañamiento frio, como aceitunas o frutos secos. 

El segundo momento en la comida francesa es la Entrada, Entrée o hors d'oeuvre, que casi siempre es una sopa o una ensalada. 

El plato fuerte o plat de résistance, es el más importante de la cena y en donde se consume la proteína animal. 

En cuarto lugar se encuentra el Fromage, que es un intermedio entre el plato principal y el postre y siempre será protagonizado por una exquisita selección de quesos franceses.

Como el postre no puede faltar en ninguna gastronomía, la francesa le da su lugar en el Dessert, que es la cuota dulce de la comida. 
Por último, un café o una copa de licor sirven como Digestivo o Digestif, ya que es necesaria una bebida fuerte para ayudar a la digestión de una comida abundante. 

Tal y como en Colombia, Francia divide las características de su gastronomía según sus regiones. Varios de los platos característicos de su cocina provienen de determinada región que los acuñó y difundió por el resto del país. 
La mantequilla y la crema de leche, por ejemplo, provienen del noroeste francés. Por su parte, el foie gras y el uso de setas y hongos son propios de la cocina del suroeste. 

El sureste es amante de las aceitunas y promovió el consumo de las finas hierbas y el tomate, dada su cercanía con Italia. En cambio el este, está muy influenciado por Alemania y allí el tocino, los embutidos y la cerveza mandan la parada.

 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found