cocinamor

De los amores y delirios por la riqueza gastronómica

En la actualidad cocinar resulta un gran plan para compartir con amigos, familiares y conocidos. Si usted es de esas personas a las que les encanta innovar con ingredientes, preparaciones y presentaciones, disfruta deleitar el paladar de los demás y devora recetarios impresos, virtuales y televisivos, esto le interesa.

 

El arte culinario dejó de ser una tarea exclusiva de quienes colaboran con los quehaceres del hogar, para convertirse en una actividad divertida, recurrente e incluso chic en todos los estratos sociales. De hecho, los diseños arquitectónicos de las cocinas hoy día son abiertos, cálidos, cómodos y acogedores al punto en el que, en muchos casos, han logrado desplazar a las viejas salas de visita.

 

Y es que ¿Cuántos de ustedes no han conversado con quienes más quieren en este lugar, mientras degustan un aperitivo y preparan o ven preparar cualquier entrada, plato fuerte, pasabocas o postre? Probablemente pocos y si, por alguna razón, está aún en esa minoría, Gourmetaldia.com lo invita a ‘enamorarse de la gastronomía’, a seducir y sorprender a sus invitados con recetas que fácilmente puede preparar usted mismo y a ‘formalizar’ esa buena, regular o incluso mala relación que pueda tener con la cocina.

 

Y es que el auge gastronómico es un fenómeno que llegó para quedarse, razón por la que vale la pena estar en él. Para empezar, es importante conocer un poco ¿Cómo fue que llegó a nuestro país?

 

El ‘Boom’ de la buena mesa

Laglobalización y el desarrollo turístico que se ha venido dando en Colombia son las principales causas de esa afición o hobby, especialmente de las nuevas generaciones.  

 

Un ‘boom’ que estalló, entre otras cosas, con los programas de televisión internacional, publicaciones escritas y páginas web dedicadas a la buena mesa y a dignificar la labor de los chefs y demás personal que contribuye a  redescubrir la riqueza de nuestras cocinas. De este modo, en Colombia, poco a poco fueron creciendo sustancialmente la fundación de corporaciones, academias y demás escuelas con programas en formación en gastronomía y culinaria.

 

Sin embargo, para ser buen cocinero no es necesariamente imprescindible la formación académicamente. De hecho, en el mundo existen chef prestigiosos y con gran reconocimiento en esta industria que se han instruido a través de la práctica, es decir, el empirismo.

 

Y es que como lo dijo alguna vez el escritor Irlandés George Bernard Shaw: "No hay amor más sincero que el amor que sentimos hacia la comida". Un amor que es fuente de imaginación en la creación de fórmulas, recetas, combinaciones y mezclas mágicas capaces de satisfacer los más exigentes y refinados paladares.

 

Y es precisamente esta la razón de ser de portales como el nuestro, sitios webs que buscan hacer una pausa sana en medio de la acelerada vida urbana, que tienen como finalidad contagiar las practicas de la buena mesa, hacer una cordial invitación a un estilo de vida más sano, a comer mejor, a sentirse pleno, a enamorarse perdidamente de la culinaria mundial.

 

En consecuencia, Gourmetaldia.com no solo contiene prácticas, fáciles y deliciosas recetas para preparar en casa, también material formativo en cultura gastronómica, opiniones de expertos, actualidad del sector y en fin, toda clase de actividades y situaciones que estén relacionadas con las cocinas y sus quehaceres.

 

Ahora bien, para empezar a cultivar ese amor por la gastronomía, a continuación compartimos algunos consejos de chef profesionales que viven y se desviven por la gastronomía:

 

Hajime Kasuga, pasión y disciplina

Además de estos dos aspectos fundamentales, señala que debe existir iniciativa de investigación para tocar y manipular ingredientes, así como también reconocer el trabajo de los agricultores, agentes primarios en la cadena gastronómica.

 

Jana Escudero: “Un cocinero es como un artista”

“Cada plato es una creación que lleva muchas horas de tiempo y dedicación. Igualmente se debe contar con una vocación para ejercer este oficio”. Señaló.

 

Virgilio Martínez, entre la ética y el compromiso

Y también la disciplina, la pasión y la buena voluntad. Todos estos sentimientos caracterizan a los amantes de la buena mesa.

 

Javier Wong: “Un cocinero debe ser un soñador pragmático”

Capaz de hacer que la gastronomía sea accesible para todos los niveles sociales, una cocina que no discrimine y que encante sin clasificación alguna.

 

En síntesis, más allá de una preparación académica debe haber amor, buenas intenciones, perseverancia, responsabilidad, compromiso, pasión y ganas, tal y como sucede en  las relaciones afectivas de la vida diaria ¿Tiene todo esto y mucho más? Felicidades, usted está en el lugar indicado, continúe acompañándonos en la exploración de las riquezas culinarias mundiales.


 


 

   
 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found