Y de la cocina Nativa, ¿qué?
 

Nuestra cocina nace en un crisol donde se funden rasgos multiculturales. Sin embargo, desconocemos sus raíces y lugares comunes con otras cocinas latinoamericanas. Lácydes Moreno Blanco hace un llamado a volver a nuestra historia y tradición.

 

Conformada, como casi todas las del mundo, por el encuentro de diversas corrientes o imperativos culturales. Nuestra cocina tiene su carácter particular y su encantamiento propio. En algunas regiones, más que en otras, conserva su índole aborigen, la expresividad negroide o la fuerza tardía de la inmigración europea. Pero en todo caso, como sucede en el orden del conocimiento histórico, de la geografía o del simple folclor, la cibaria común es bastante desconocida, por no decir ignorada, dentro de los mismos hispanoamericanos.

Es así como a muchos colombianos les es familiarla comida italiana, francesa o española, incluso la de la china milenaria, pero no han tenido el privilegio de saborear los deliciosos platillos de Brasil, de Bolivia, de Paraguay, de Chile o los de Centroamérica, pese a que una misma constante pasa por el espíritu de esos fogones, al tratarse de hervidos, envueltos, granos o tubérculos. Apoyados por estas contingencias culturales resultaválido entonces todo aquel esfuerzo que se haga tendiente a transmitir las expresiones de la cocina continental, pues en su esencia es una forma de descubrir el alma y la sensibilidad de cada uno de nuestros pueblos, al mismo tiempo que se preserva una significativa herencia social.

Por otra parte, es válido y oportuno que tanto profesionales como los simplemente enamorados de nuestros fogones vuelvan a ellos en su autenticidad para salvar un poco esa riqueza de los gustos que es tanto como decir, para defender un gran patrimonio material que enriquece nuestra cultura social.

Foto:Revistadiners.com.co

 

 

   
 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found