LA LABOR DE NARDA LEPES: DAR A LATINOAMÉRICA LA CULTURA Y STATUS QUE SE MERECE

 

La chef Narda Lepes es la madre de Leia, una preciosa niña de año y medio de edad. No por coincidencia su hija se llama como el personaje de La Guerra de las Galaxias; Narda lo planeó porque la hermosa princesa era una de sus heroínas de infancia.

 

Tampoco resulta una casualidad que la vocación gastronómica intercultural de Narda Lepes coincida con la diversa inspiración del famoso vestuario de Padme Amidala, la madre de la princesa Leia en la saga.

 

Cualquiera que recuerde al personaje que inmortalizó la actriz Natalie Portman,tiene presentes también sus hermosas túnicas, vestidos, tocados y maquillajes. Nunca han sido gratuitos. El guardarropa de Padme está inspirado en un recorrido histórico por la vestimenta real mongola y rusa.

 

Así es Narda. Diversa, intercultural, conocedora, viajera: hace cocina japonesa y latinoamericana. Ha conducido programas de cocina desde Grecia, Camboya, Inglaterra, Japón, Brasil, Vietnam, Marruecos. Incluso tiene planes de hacer un nuevo programa recorriendo la gastronomía de los países escandinavos.

 

Tiene un solo lema: no cocinar platos provenientes de lugares donde no ha estado. A pesar de que cocina -en sus propias palabras- ‘lo que tiene ganas de comer y lo que se pueda hacer en cualquier cocina’, es muy respetuosa de la cultura gastronómica y de la idiosincrasia que la cocina de un determinado lugar representa.

 

Hizo su escuela y gran parte de su experiencia como chef en Francia, donde trabajó con un chef de quien ella destaca su ‘mano fuerte’, pero también vocación de aprender: “a pesar de que te gritaba, trabajaba a la par tuyo y te enseñaba”, afirma.

 

De su experiencia parisina en el restaurante Faucher, Narda concluye que es importante lo que se aprenda de la academia, pero, más allá de eso, cómo y con quién se haya aprendido a trabajar. Sus palabras son contundentes: “hay chicos recién salidos de escuela que se creen chef, pero no limpian. Si no limpian, no sirven para nada. ‘Volá’ de acá, les diría yo”.

 

De ‘los chicos de escuela’ objeta también su afán de innovar, sin tener primero claras las bases. Cuenta de su experiencia como jurado de concursos de gastronomía anécdotas en las que los jóvenes quieren ‘impresionar’ con cocina molecular y espumas, pero con una base de esferas secas y sin sal. “Vos te vas de costado si no tenés lo básico”, agrega.

 

Además de sentir que se entretiene en el set, su principal objetivo profesional como chef y presentadora de televisión es, además de tratar de que la gente coma mejor,  generar unidad latinoamericana. “Quiero que Latinoamérica se crea lo que es. No sólo que tenga esa idea de que lo latino es ‘caliente y divertido’”. Para Narda toda la cocina de la región es importante, y existe identidad más allá de la cocina peruana, argentina mexicana y brasilera.

 

Es fan de la cocina en casa. “Es algo que la gente extraña. Se dejó de cocinar en el hogar;  un ejemplo de ello es que hay casas donde el horno no se prendió nunca”. Narda completa este concepto recurriendo a un elemento básico de la cocina: el fuego. “Tan solo la imagen de una carne asándose genera atracción y calor para el género humano”, dice esta chef que dice comer de una manera frugal en el día a día.

 

 

 

   
 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found