DONATO DE SANTIS Y LA ‘CUCINA’ ITALIANÍSIMA

“¿Alora, cuántos platos de la cocina italiana conocen?” pregunta un Donato que se mueve ajetreado por la cocina, alistando lo que necesita para su presentación de cocina en público. Su acento italiano se mezcla y matiza con inflexiones típicas argentinas (nació en Milán, pero se nacionalizó argentino). 

 

Los presentes (madre de familia, fotógrafo y periodista) mencionan los pocos platos que vienen a su cabeza: pasta, pizza, panzerotti… Todos sienten vergüenza por el pobre conocimiento que tienen de la comida italiana, y en un momento determinado guardan silencio.

 

Con el carácter enérgico y vibrante que caracteriza a quienes, como él, se crían en el sur de Italia, Donato rompe la reflexión -que él mismo inició- con una intempestiva retahíla: carciofi, puttanesca, zuppa de mare, pesto genovese, confetti, ranas, arvejas, arroz, conejo, codorniz, perdiz, liebre.

 

La lista de Donato incluye platos y alimentos muy diversos. Nombres de ingredientes que tal vez nadie imaginó pudieran pertenecer a la comida típica italiana.

 

“Me interesa salir de los esquemas, de los formatos ortodoxos, de los clichés erróneos que giran en torno a la cocina italiana. Quiero luchar contra el desconocimiento de la gastronomía de mi país y abrir una puerta a la veracidad de las recetas”, afirma este chef italiano que se formó profesionalmente en su país de origen, pero que ha trabajado en Estados Unidos y Argentina.

 

De repente, una voz aguda contrasta con la entonación ítalo-argentina de Donato De Santis. Es la de Mariana, una niña colombiana de 8 años de edad que, sin escrúpulo, se lanza a abrazar al chefy le dice sin más ni más: “Donato, eres mi sueño hecho realidad”.

 

Mariana ya había sugerido tal afirmación antes de que llegara el chef, pero sus palabras de adulta en cuerpo de niña habían sido subestimadas: “yo ‘muero’ por Donato”, había dicho. Aunque la picardía de la sonrisa de Mariana pudo haber anticipado tal momento, realmente nadie imaginó que su sentir se tradujera en una confesión tan auténtica y afectuosa.

 

“¡Mi amore!”, exclama Donato, y la abraza también con todo el cariño y la fuerza que tiene. El chef tiene un especial cariño por los niños, el cual ya había sido plasmado en la edición de su libro ‘Donato per Bambini’ (Donato para Niños).

 

“¿Sabes? Me encantó el capítulo en el que llevas a tus hijas a coger olivas”, dice Mariana mientras continúa abrazándolo. En ese momento, Donato De Santis no parece el chef refinado y lejano que antaño fuera contratado como chef personal del diseñador Gianni Versace. En ese momento, De Santis más bien parece un ángel custodioque inspira a Mariana y hace su sueño platónico realidad.

 

Después de haber trabajado en el canal ElGourmet.com, hoy en día Donato está dedicado a su trabajo en Utilísima, a través del cual busca estimular y dar salida a la cocina italiana, a la vez que invitar a la gente a que conozca sus propias raíces antes que innovar.

 

Uno de sus objetivos, por ejemplo, es hacer que la gente entienda que para los italianos la palabra ‘lasagna’ por sí sola no dice nada; que es un término ‘genérico’ y que, por lo tanto, su preparación depende de la zona del país de donde provenga.

 

 

 

 

   

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found