Gourmet al día tuvo en exclusiva la entrevista con el mejor Bartender de Colombia Kenny Fernández, quién representará al país el 4 de junio en el “Habana Club Grand Prix” en Cuba, donde se coronará al mejor barman del mundo, en la competencia participarán 35 especialistas. 

Kenny empezó desde los 16 años a trabajar en el sector de restaurantes, su primera experiencia fue en el Bar Barrio Samario, en donde era el encargado de hacer los jugos, esto tendría en el futuro un hilo conductor que marcaría sus creaciones de cocteles, ya que la mayoría de veces el toque secreto y diferenciador de su trabajo es el incluir frutas y pulpas.

“Tuve una jefa belga quién empezó a enseñarme todo el arte de la coctelería, principalmente hacía mojitos y margaritas, luego de un mes los clientes me conocían y me empecé a encarretar con lo que hacía. Con el paso del tiempo mi experiencia se basó en 14 bares en Santa Marta y 20 en Bogotá, finalmente terminé la búsqueda e ingresé a Martina Franca, donde he desarrollado mi plataforma de cócteles desde cero, logré interiorizar mi futuro y encontré en la  mixología mi pasión” afirmó Kenny Fernández.

En cuanto al desarrollo de su profesión Kenny atribuye su éxito a dos factores relevantes. El primero es el haber estado en Panamá, Curaçao y Aruba compartiendo fiestas y eventos con sus amigos, allí conoció variedades de frutas y vinos locales. El segundo es la investigación en internet y el haber aprendido sobre el arte del working flair (malabarismo en la construcción de la coctelería), en donde aprendió en la mejor escuela que es el trabajo. Estos dos factores han surgido como método de retroalimentación y desarrollo de ideas en cuanto a flameos, cristalería, la forma de vender y ofrecer los cócteles.

Al preguntarle a Kenny sobre su concepto de la coctelería dijo “lo importante es darle boom a los sentidos, y hacer sentir experiencias nuevas al cliente mediante el servicio personalizado, resumido en la creación de cócteles a partir del conocimiento del estado anímico y gustos del cliente. Por esta razón, suelo cerrar la barra y determinar el cóctel indicado”.

Un bartender según el mejor del país debe cumplir con requisitos específicos de estética y calidad de servicio como elegancia, pulcritud y estilo, sumado a la importancia que se le debe prestar a preocuparse por el bienestar de su equipo de trabajo, que va directamente conectado con el talento del barman, haciendo de un bar un lugar mágico para disfrutar de un buen momento. 

En cuanto a la responsabilidad y ética en su trabajo Kenny habló sobre lo que él denomina la regla del semáforo “beber es un placer y hay que respetarlo. Verde indica que preparo dos cócteles para el cliente, en amarillo otro más acompañado con un vaso de agua y de ahí en adelante como profesional tengo el derecho de decidir que no puedo vender más, según el estado del cliente”.

Un elemento fundamental para la creación de un cóctel según Kenny es contar con la compañía de música que llegue al alma y despierte los sentidos, para empezar una rumba recomienda launch, luego techno, house y un poco de raggamuffin (una mezcla entre ska, reggae y electrónica). Esto es indispensable para dejar que su creatividad fluya libremente detrás de la barra.Kenny nos relató uno de los momentos sublimes en su vida “mi madre se encontraba delicada de salud y no me sentía a plenitud para prestar un buen servicio en Martina Franca, así que pedí dos días de descanso. Cuando volví a trabajar me llegó un sobre que decía que había sido seleccionado entre los 15 mejores bartender del país. Así participé en el Habana Club Grand Prix en Bogotá, el cual consiste en crear dos mojitos partiendo de una receta clásica o en su defecto daiquiris.

El cóctel que me lleva a las finales es un mojito a base de uvas isabelinas, azúcar de panela, soda y ron blanco Habana Club, el cual fue estéticamente hermoso y compuesto por sabores totalmente equilibrados. Luego en la final, teníamos que entregar los 4 ingredientes más importantes de nuestra receta, a mí me tocó tomate chonto, dos cañas de azúcar, un limón y cuatro arándanos. Fue el reto más grande que tuve porque uno como mixologo es un artista, logré hacer un mojito delicioso con el cual me coroné como el mejor barman nacional”.

Por otro lado, queríamos saber un poco sobre los gustos gastronómicos de Kenny y nos comentó que su comida favorita es la de mar, en cualquier presentación ya sea en arroces mediterráneos, ceviches, filetes y el licor predilecto es el coñac, en cuando a cócteles considera más exquisitos el mojito y martini. 

“Mi futuro lo veo incierto porque hay mucha ansiedad en hacer muchas cosas, estoy muy joven y quiero estudiar mucho para  hacer realidad mi sueño de un restaurante-bar en Santa Marta, con el concepto del buen comer y beber, construyendo la mejor barra en mi tierra y en toda la costa”.

¡Kenny éxitos en el Habana Club Grand Prix, que la energía fluya como en la barra de Martina Franca y que el nombre de Colombia quede en alto!

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found