Rémy Villers, el francés del campo

Sin tener que atravesar el Océano Atlántico, quien vaya a Villa de Leyva puede, de re­pente, trasladarse a un rincón de ‘La France’. Esto, gracias a Rémy Villers, un francés prove­niente de Auxerre, ciudad de la región de Borgoña, que se ena­moró del paisaje montañoso del altiplano cundiboyacense desde que visitó el país por pri­mera vez en 2001.  

En 2005 él y su esposa co­lombiana decidieron empren­der un proyecto de vida fami­liar: la apertura del restaurante Chez Rémy.  

‘Chez’, adverbio francés que en español significa ‘donde’, establece una relación insepa­rable entre el restaurante y su dueño. Y, efectivamente, Rémy lo atiende, está presente, con­siente a sus clientes “Un res­taurante es más que un sitio para comer. Es un espacio para que los comensales se den un paseo culinario, oigan música, estén a gusto.  

Por eso cada detalle debe ser cuidado y pensado. Nosotros, los propietarios de restauran­tes, tenemos una responsabili­dad importante; un compromi­so con el cliente.”  

Chez Remy tiene las carac­terísticas de un típico ‘bistró’ francés: un restaurante donde se sirven platos tradicionales y de origen popular hechos con alimentos frescos y saludables.  

Rémy utiliza ingredientes lo­cales y verduras orgánicas para preparar, desde la tradicional y reconocida sopa de cebolla gra­tinada, pasando por entradas con verduras y queso de cabra gratinado, hasta boeuf bour­guignon (estofado de ternera borgoñés), galettes (creppes) y platos del sur de Francia.  

Villa de Leyva guarda un en­canto particular para Rémy. Él valora su pasado colonial, sus muros y piedras.  

Pero, sin lugar a dudas, lo que más valora es la gran aco­gida por parte de su clientes, en especial los que ya han estado en Francia; los mismos que en repetidas ocasiones han mani­festado sentirse como en el país galo.

 

   
 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found