Los vinos de Jerez, sherry (inglés) o xérès (francés), es un vino con denominación de origen, que se produce en ciertas ciudades de la provincia de Cádiz, al sur de España, es un vino con alta concentración alcohólica y con una tradición de siglos.

El jerez es una de las variedades de vinos más reconocidas de España, preparado a partir de tres variedades de uvas: Palomino, para los vinos secos, y Pedro Ximénez y Moscatel para los vinos dulces. Luego del proceso de fermentación, le es añadido otros alcoholes naturales, con lo que marca su distinción frente a otros vinos.

Se envejece a través del sistema de solera: de 4 a 9 barriles son apilados uno sobre otro, conformando una especie de colmena, cada año la mitad del vino del barril superior pasa al barril inmediatamente inferior. El vino que se embotella y se pone a la venta proviene del barril que está sobre el suelo o solera.

Los vinos de jerez se van a clasificar dependiendo de las distintas tonalidades que van desde el amarillo hasta el caoba oscuro, y también dependiendo del grado de dulzor, todo esto es resultado de su proceso de oxidación y el proceso mixto de crianza. De esta manera, se clasifican en:

Finos: Tienen una gradación de alcohol que varía entre los 15,5% y el 17% Vol., tienen un color amarillo pálido. Son secos, ligeros y un poco ácidos.

 

Amontillados: De color ámbar, tienen un ligero sabor a avellana. Son suaves, secos y alrededor del 18% Vol. y 20% Vol. de alcohol.

 

Olorosos: Son de color más oscuro y muy aromáticos. Ligeramente abocado.


Manzanilla: vino muy fino y muy pálido, muy ácido y seco. También varía entre 15,5% y el 17% Vol. de alcohol.

 

Pedro Ximénez: Es de color caoba oscuro, muy dulce y suave. Muchas veces se utiliza para preparar reducciones, que acompañan platos de carne principalmente.

 

Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda: Seco y ligero en el paladar, con color pajizo se prepara únicamente en las bodegas de Sanlúcar de Barrameda, con lo que cuenta con su propia denominación de origen.

El jerez, entonces, aparte de manifestar una tradición regional andaluza, se utiliza como aderezo en comidas, también siguiendo una ola ecológica, se ha utilizado para crear la enocosmética, que es la producción de cosméticos con los residuos del proceso de crianza, en particular lo concerniente a la uva palomino.

También existen tres museos en su honor: Museo del Misterio de Jerez, Museo del Moscatel y Museo de Etiquetas de Jerez, lo que lo constituye como un producto fundamental para el enoturismo español.

 

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found