Canas articuloLas cañas son el perfecto acompañante de las tapas españolas. En una caña se encuentra la cantidad perfecta de cerveza.

La caña de cerveza es el complemento habitual cuando se va de tapas por los bares de cualquier ciudad española. Cualesquiera que sea la estación del año, lo más común para acompañar un montadito, un trozo de tortilla de patata o un pinchito moruno, es una cañita de cerveza bien fría, recién salida del barril.

Pero, ¿de dónde se origina esa medida en particular? La cerveza tiene una historia que se origina alrededor del cuarto milenio antes de Cristo, e incluso puede que antes porque el inicio de la utilización de ciertos cereales por el hombre data entre los años 10000 a 6000 a.C., en las culturas sumeria y egipcia, particularmente.

La utilización de la palabra caña, ligada al consumo de cerveza, también tiene un origen en la cultura sumeria. La cerveza era guardada en grandes tinajas, a veces por periodo de un año, y luego era puesta en grandes vasijas para su consumo comunal.

En estas vasijas se introducían largas cañas y se hacía con el fin de no consumir los residuos y grumos, que estaban en la superficie, y que podían mantenerse como resultado de su preparación y proceso de fermentación.

Estas cañas se elaboraban en distintos materiales, se han encontrado en tumbas, cañas hechas en oro y lapislázuli. Los sumerios también se inventaron un tipo de brindis con cerveza, que se realizaba en unos vasos especiales individuales, que se asemejan a los vasos cilíndricos en donde se sirve la cerveza hoy en día, y que se conocen como cañas.

Entre las medidas más comunes para servir cerveza se encuentran: la caña que tiene aproximadamente entre 200 mililitros (200 cm3) y 350 mililitros de cerveza, una pinta (medida inglesa) que tiene 475ml y una yarda que equivale a 3 pintas.

Leave your comments

0
terms and condition.
  • No comments found